¿Alguna vez te has parado a pensar si comes porque tienes hambre, por capricho o por ansiedad? Muchas de las ocasiones en las que comemos lo hacemos por pura rutina, por aburrimiento o incluso peor, por ansiedad.

32
Share